NO MIRES ATRAS
Bienvenido al foro "NO MIRES ATRAS" te invitamos a que te "registres" para poder participar de los temas del foro , cualquier duda que tengas de como manejar el foro puedes escribir a alfred85@hotmail.com , o enviar mp al usuario charlye43, alfred85 ....estamos para ayudarlos , Bienvenidos y sean muy bendecidos en este portal.!

DIOS TE BENDIGA !!!



ANUNCIOS DE ADMIN
Estamos trabajando para recuperar link caidos, pedimos por favor que lo que se postee se haga en el panel adecuado, si postea una predicacion.. en en panel de predicaciones asin mantenemos un foro mejor ordenado Muchas graxias Bendiciones!
Últimos temas
¿Quieres ser moderador?
La Biblia
beruby.com - Empieza el día ahorrando

Comentario a Salmos 46

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Comentario a Salmos 46

Mensaje por ELISABETH el Dom Mar 13 2011, 12:16

Salmos 46 -Dios es nuestro amparo y fortaleza
(Salmo de los hijos de Coré).

1 Dios es nuestro amparo y fortaleza,
Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.
2 Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida,
Y se traspasen los montes al corazón del mar;
3 Aunque bramen y se turben sus aguas,
Y tiemblen los montes a causa de su braveza. Selah
4 Del río sus corrientes alegran la ciudad de Dios,
El santuario de las moradas del Altísimo.
5 Dios está en medio de ella; no será conmovida.
Dios la ayudará al clarear la mañana.
6 Bramaron las naciones, titubearon los reinos;
Dio él su voz, se derritió la tierra.
7 Jehová de los ejércitos está con nosotros;
Nuestro refugio es el Dios de Jacob. Selah
8 Venid, ved las obras de Jehová,
Que ha puesto asolamientos en la tierra.
9 Que hace cesar las guerras hasta los fines de la tierra.
Que quiebra el arco, corta la lanza,
Y quema los carros en el fuego.
10 Estad quietos, y conoced que yo soy Dios;
Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra.
11 Jehová de los ejércitos está con nosotros;
Nuestro refugio es el Dios de Jacob. Selah.

____________________________________________________
Comentario a Salmos 46
Tomado de "Comentario Exegético-Devocional A Toda La Biblia."
Libros poéticos -Salmos Tomo-1. Editorial CLIE.

Este salmo nos anima:
I. A hallar consuelo en Dios cuando el horizonte aparece oscuro y amenazador (vv. 1-5).
II. A mencionar, para alabanza suya, las grandes cosas que ha hecho a favor de los suyos contra sus enemigos (vv. 6-9).
III. A asegurarnos de que el Dios que ha glorificado su nombre, lo volverá a glorificar aún (vv. 10, 11). Al cantar este salmo, hemos de animarnos a esperar que, mediante Cristo, seremos más que vencedores. Se cuenta que Lutero, cuando oía malas noticias, decía: « ¡Vamos a cantar el salmo 46!» La inscripción «sobre Alamot» significa probablemente que había de cantarse con acompañamiento de instrumentos de tono alto.

Versículos 1-5

El salmista nos enseña con su ejemplo:

1. A triunfar en Dios yen su presencia entre nosotros, especialmente cuando hemos tenido experiencias recientes de su manifestación a favor nuestro (v. 1): «Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza» (lit.). ¿Nos hallamos en apuros? El es un auxilio siempre presto (lit. un auxilio hallado cuando había necesidad de El en tan grave aprieto) y bien probado, así como se llama a Cristo una piedra probada (Is. 28:16).

2. A triunfar sobre los mayores peligros: Dios es nuestra fuerza y nuestro auxilio, el Dios Todo-suficiente para nosotros; «Por tanto, no temeremos)) (v. 2). Es nuestro deber, así como nuestro privilegio, estar’ libres de temor; es evidencia de una conciencia limpia, de un corazón honesto y de una fe viva en Dios, en su providencia y en sus promesas, el no temer «aunque la tierra sea removida, etc.» (vv. 2, 3). Ni terremotos ni inundaciones, ni guerras ni persecuciones, aunque todos los poderes del mundo conspiren contra la Iglesia, han de hacernos temer, pues al fin y a la postre, todo ha de conducir al bien de los que aman a Dios (Ro. 8:28). Aunque sean sacudidos los cielos y la tierra, la ciudad de Dios no será conmovida, pues Dios está en medio de ella (vv. 4, 5); Dios la ayudará al clarear la mañana; después de la noche llena de peligros, vendrá el alborear de la liberación obrada por Dios. Mientras la Iglesia se mantenga fiel a Dios, no habrá poder humano que pueda prevalecer contra ella (comp. con Is. 12:6).

Versículos 6-11

Estos versículos glorifican a Dios como a Rey de las naciones y como a Rey de los santos.

1. Como a Rey de las naciones. El frena la furia y quebranta el poder de las naciones que se oponen a El y a sus intereses en el mundo ( v. 6): Las naciones, es decir, los paganos, bramaban cuando subió David al trono, lo mismo que al establecerse el reino del Hijo de David (comp. 2:1). Los reinos se tambaleaban llenos de indignación y se alzaban de forma tumultuosa para oponerse a Dios, pero lanza Dios su voz, la voz de sus truenos, y se derrite la tierra; los reinos se tambalean ahora de modo diferente, llenos de confusión y consternación. Ese derretirse de los ánimos de los enemigos se describe en varios lugares (v. por ej. Jue. 5:4, 5y comp. con Lc. 21:25,26). Cuando le place, puede causar gran estrago y desolación entre las naciones (v. Cool: «Venid, ved las obras de Yahweh, que ha puesto asolamiento en la tierra. » Era cosa de ver y asombrarse, de observar e investigar (66:5; 111:2). La guerra es una tragedia que de ordinario destruye el escenario en el que se desarrolla. David llevó la guerra al país de los enemigos ¡y qué desolaciones causó allí! Y cuando place a Dios envainar su espada, pone fin a las guerras y corona de paz a las naciones (v. 9), a veces para que, al menos, tengan algún respiro después de consumirse unas a otras en prolongadas guerras. La total destrucción de Gog y Magog se describe proféticamente mediante la quema de las armas en el fuego (Ez. 39:9, 10), lo cual insinúa la paz perfecta y la total seguridad que la Segunda Venida del Señor traerá a la tierra cuando vaya a establecer su reino mesiánico. El final de una guerra es obra de Dios, y lo habríamos de considerar con gratitud y admiración.

2. Como a Rey de los santos y, en cuanto tal, hemos de reconocer que grandes y maravillosas son sus obras (Ap. 15:3). El hace y hará grandes cosas. Que se calmen sus enemigos y dejen de amenazar, reconociendo el poder de Dios, infinitamente sobre el de ellos; que no se enfurezcan más, porque toda su furia es en vano. El que se sienta en los Cielos, se ríe de ellos (2:4); y, a pesar de toda la maldad impotente de ellos, Dios será enaltecido en la tierra, entre las naciones, y no sólo en la Iglesia y en los Cielos. No tiemble más el pueblo de Dios, sabiendo, para consuelo suyo, que él es Dios ( v. 10). Todos los creyentes deben sentirse triunfadores por estas dos razones: (A) Tienen consigo la presencia de un Dios de poder, de infinito poder (y. 11): «Yahweh de las huestes está con nosotros.» El Dios Soberano del Universo está con nosotros, está de nuestra parte, actúa con nosotros y por medio de nosotros, y ha prometido que nunca nos abandonará. Muchas y malignas huestes pueden estar contra nosotros, pero no tenemos por qué temerlas, si Yahweh de las huestes está con nosotros. (B) Están bajo la protección del Dios del pacto, quien no sólo tiene poder para ayudarles, sino que se ha comprometido, en su honor y fidelidad, a ayudarles. Es el Dios de Jacob (v. lib); no sólo de la persona de Jacob, sino del pueblo de Jacob.

Dios los bendiga.Elisabeth

_________________

ELISABETH
Admin General
Admin General

Cantidad de envíos: 3676
Fecha de inscripción: 01/12/2010
Edad: 47

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.