NO MIRES ATRAS
Bienvenido al foro "NO MIRES ATRAS" te invitamos a que te "registres" para poder participar de los temas del foro , cualquier duda que tengas de como manejar el foro puedes escribir a alfred85@hotmail.com , o enviar mp al usuario charlye43, alfred85 ....estamos para ayudarlos , Bienvenidos y sean muy bendecidos en este portal.!

DIOS TE BENDIGA !!!



ANUNCIOS DE ADMIN
Estamos trabajando para recuperar link caidos, pedimos por favor que lo que se postee se haga en el panel adecuado, si postea una predicacion.. en en panel de predicaciones asin mantenemos un foro mejor ordenado Muchas graxias Bendiciones!
Últimos temas
¿Quieres ser moderador?
La Biblia
beruby.com - Empieza el día ahorrando

Libro de Job con Comentarios cap.14

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Libro de Job con Comentarios cap.14

Mensaje por ELISABETH el Miér Mayo 11 2011, 19:24

Job 14 (RV60) Job discurre sobre la brevedad de la vida

1 El hombre nacido de mujer,
Corto de días, y hastiado de sinsabores,
2 Sale como una flor y es cortado,
Y huye como la sombra y no permanece.
3 ¿Sobre éste abres tus ojos,
Y me traes a juicio contigo?
4 ¿Quién hará limpio a lo inmundo?
Nadie.
5 Ciertamente sus días están determinados,
Y el número de sus meses está cerca de ti;
Le pusiste límites, de los cuales no pasará.
6 Si tú lo abandonares, él dejará de ser;
Entre tanto deseará, como el jornalero, su día.
7 Porque si el árbol fuere cortado, aún queda de él esperanza;
Retoñará aún, y sus renuevos no faltarán.
8 Si se envejeciere en la tierra su raíz,
Y su tronco fuere muerto en el polvo,
9 Al percibir el agua reverdecerá,
Y hará copa como planta nueva.
10 Mas el hombre morirá, y será cortado;
Perecerá el hombre, ¿y dónde estará él?
11 Como las aguas se van del mar,
Y el río se agota y se seca,
12 Así el hombre yace y no vuelve a levantarse;
Hasta que no haya cielo, no despertarán,
Ni se levantarán de su sueño.
13 !!Oh, quién me diera que me escondieses en el Seol,
Que me encubrieses hasta apaciguarse tu ira,
Que me pusieses plazo, y de mí te acordaras!
14 Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir?
Todos los días de mi edad esperaré,
Hasta que venga mi liberación.
15 Entonces llamarás, y yo te responderé;
Tendrás afecto a la hechura de tus manos.
16 Pero ahora me cuentas los pasos,
Y no das tregua a mi pecado;
17 Tienes sellada en saco mi prevaricación,
Y tienes cosida mi iniquidad.
18 Ciertamente el monte que cae se deshace,
Y las peñas son removidas de su lugar;
19 Las piedras se desgastan con el agua impetuosa, que se lleva el polvo de la tierra;
De igual manera haces tú perecer la esperanza del hombre.
20 Para siempre serás más fuerte que él, y él se va;
Demudarás su rostro, y le despedirás.
21 Sus hijos tendrán honores, pero él no lo sabrá;
O serán humillados, y no entenderá de ello.
22 Mas su carne sobre él se dolerá,
Y se entristecerá en él su alma.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Comentario a Job 14
Fuente: "Comentario Exegético-Devocional A Toda La Biblia." Libros poéticos - Job -Tomo-2. Editorial CLIE.

Continúa Job hablando con Dios y consigo mismo. En 13:12, había aludido a la inconsistencia de sus amigos; ahora contempla su propia debilidad y suplica a Dios que mitigue su miseria. I. En cuanto a la vida humana, dice que es: 1. Corta y mala (vv. 1-3). 2. Pecaminosa (v. 4) y 3. Escatimada (vv. 5,14). II. En cuanto a la muerte humana, que: 1. Pone punto final a la vida presente, a la que no hemos de volver (w. 7-12). 2. Nos libera de las calamidades de la vida (v. 13). 3. Destruye las esperanzas de la vida (vv. 18, 19). 4. Nos despide del negocio de la vida (v. 20) y 5. Nos rodea de oscuridad en cuanto a lo que sucede a nuestros parientes mas allegados, por mucho que haya sido el interés que por ellos hayamos tenido antes (vv. 21, 22). III. En cuanto al uso que Job hace de todo esto: 1. Apela de ello a Dios, el cual -en opinión de Job- se portaba con el demasiado estricta y severamente (vv. 16, 17), suplicándole que, en atención a su fragilidad, no siga contendiendo con el (v. 3), sino que le conceda algún respiro (v. 6). 2. Se pone a prepararse para la muerte (v. 14) y se anima con la esperanza de las ventajas que la muerte le va a proporcionar (v. 15). Este capitulo es muy apropiado para sacar mensajes para funerales.

Versículos 1-6

I. Caducidad de la vida humana. El hombre nacido de mujer (comp. Ga. 4:4), frase que indica fragilidad, vive pocos días y malos (v. 1). Job ilustra la brevedad de la vida con dos bellas imágenes: 1. La de una flor que es cortada en medio de su esplendor (Mt. 6:28-30). 2. La de una sombra que huye siempre, por más que se quiera alcanzarla, y desaparece al llegar la noche. Aunque Jacob Había vivido 130 años, los tuvo por días cortos; y aunque David murió colmado de días (no más de 70 años), la vida siempre parece muy breve cuando ya se ha pasado, y toda la Escritura pondera de muchas maneras esa brevedad. Además, es una vida llena de sinsabores: problemas, disgustos, penas y dolores.

Los momentos gratos se pasan rápidamente, mientras que un simple dolor de muelas parece durar una eternidad.

II. Pecaminosidad de la vida humana, surgida de la pecaminosidad de la naturaleza humana (v. 4): ¿Quién hará limpio a lo inmundo? Nadie. La paráfrasis caldea tiene una lectura muy interesante a este respecto: ¿Quien puede hacer limpio a un hombre que es inmundo por el pecado? ¿No hay uno que puede, esto es, Dios? Aunque la exégesis tradicional usa este texto como testimonio cierto de la doctrina del pecado original (comp. con Sal. 51:5), bastaran lugares como Jer. 17:9 para confirmar la aserción de Job 14:4, sin forzar la exégesis para deducir tal doctrina (así piensan la mayoría de los exegetas hoy día -nota del traductor-). El sentido directo del v. 4 es que Job no puede considerarse a sí mismo completamente limpio y, por ello, sólo puede apelar a la clemencia y a la misericordia de Dios (Ver Sal. 103:8-18).

III. Limitación fijada a la vida humana (v. 5). Nada ocurre por casualidad. Tampoco nuestra muerte sobreviene a causa de una flecha arrojada a la ventura, sino que su plazo, así como el modo y el lugar, están determinados por Dios (Sal. 139:16), sin que esté en manos del hombre alargar sus días (probable sentido de Mt. 6:27, comp. con Sal. 39:5). En atención a esta limitación escatimada de la vida humana, pide Job a Dios que le conceda algún respiro, como se le hace a un jornalero que bastante tiene con la fatiga que comporta el trabajo del día, sin que se le añadan nuevas fatigas y sinsabores.

Versículos 7-15

Aquí muestra Job:

1. Que la muerte es la partida definitiva de este mundo. Un árbol cortado puede volver a retoñar (vv. 7-9), pero el hombre, una vez que expira, yace y no vuelve a levantarse (vv. 10-12) ¿y dónde él? (v. Job. lit.), es decir, ¿qué es de él después de morir? En la mentalidad del A. T., desaparece (comp. con 2 Ti. 1:10). La vida vegetal, que es la inferior, se recobra sólo con el olor del agua (v. 9. lit.).

La vida animal de algunos insectos, etc. con el calor del sol se restaura. Pero la vida del alma racional, una vez que se ha marchado, es demasiado grande y demasiado noble como para hacerla volver mediante los poderes de la naturaleza; está fuera del alcance de la lluvia y del sol, y sólo se recobra por la actuación directa de la omnipotencia divina. El v. 12 no puede tomarse -nota del traductor- como prueba de la resurrección (Ver 19:26), pues la frase «hasta que pasen los cielos» indicaba precisamente una duración eterna.

2. Que aun le queda la esperanza de algunos consuelos a la vista de la muerte, para escapar con ella de la presente situación. Muestra Job:

(A) Un vehemente deseo de que Dios le escondiese en el seol (v. 13), pero no para siempre (le duele mucho perder la comunión con Dios), sino hasta que se apacigüe la ira de Dios.

(B) Una santa resoluci6n de aguardar pacientemente hasta que Dios cumpla con él su voluntad, pero con cierta esperanza de que Dios haga en su caso una excepción de la regla general y le devuelva la vida y, con ella, el disfrute de un mejor trato por parte de Dios. Sabe que eso es pedir una cosa muy improbable: «Si el hombre muere, ¿volverá a vivir?» (v. 14a). Si así fuera, esperaría pacientemente todo el tiempo que Dios se dignase tenerle en el seol. No estará de más -nota del traductor- advertir que gran numero de exegetas niegan que Job pueda contemplar ni siquiera la posibilidad más remota de salir de nuevo del seol (comp. con 7:9, 10).

(C) Una gozosa expectación de felicidad y satisfacción si Dios aun llega a acordarse de él (v. 15). Entonces Dios le llamaría, y él le respondería. Ahora esta bajo una nube tan oscura que no puede, ni se atreve a, responder a Dios (9:15, 35; 13:22). Pero se consuela con la idea de que pudiese llegar un tiempo en que Dios le llamase y él le respondiese con tranquilidad, no agobiado por el dolor como ahora está. ¡Que impresionante y tierna belleza en la frase: «Tendrás nostalgia de la hechura de tus manos»! Cuando Dios ha puesto su gracia en una persona, no la va a abandonar en este mundo (Sal. 138:Cool, sino que tiene el deseo, y el designio, de consumar la obra de su gracia en el Cielo coronando su gracia con gloria eterna.

Versículos 16-22

Desde las alturas de sus ilusiones, desciende Job a las prosaicas realidades de la vida presente y vuelve a sus quejas.

1. Se vuelve a quejar de lo estricto y severo de la justicia divina, que le cuenta los pasos y le niega el perdón, ya que le ha cerrado y cosido los pecados en un saco (vv. 16, 17), como se guarda bien segura la demanda de un proceso (comp. Os. 13:12), o una joya en el cofre (Dt. 32:34). Aquí Job, (A) Da la razón a la justicia divina al reconocer que sus pecados no merecían mejor trato, pero (B) No hace justicia a la bondad de Dios al insinuar que Dios es en extreme riguroso en el castigo del pecado, ya que siempre somos castigados menos de lo que merecen nuestros pecados. Una atenta lectura del original hebreo -nota del traductor- sugiere sin embargo una traducción muy distinta en los vv. 16 y 17: teniendo en cuenta que el v. 16 comienza por la partícula ki, la cual no puede significar pero detrás de una proposición afirmativa, mientras que el v. 18 comienza por un vau adversativo, dichos versículos, sin romper el contexto anterior, dirían:«Aunque ahora cuentes mis pasos, no espiarás mi pecado. Esta sellada en un saco mi transgresión y tú cubres (para no verla) mi iniquidad» (trad. literal).

2. Se queja de la forma en que desaparece la vida humana en general. Vivimos en un mundo moribundo.

(A) La tierra misma se desgasta y decae (vv. 18, 19a). El mundo actual ha de pasar, pues vemos como los mismos montes se desgastan; las mismas rocas son removidas por el viento y por los embates del mar. No ocurre aquí como en el reino vegetal, donde el árbol tronchado retoña (vv. 7-9)); los montes que se deshacen no se vuelven a componer; las rocas batidas por las olas no vuelven, de por sí, a su lugar. El agua las desgasta, como dice el adagio latino, non vi, sed saepe cadendo = no por la violencia, sino por la constancia con que caen. En este mundo, todo se desgasta al usarlo. Tempus edax rerum = el tiempo devora todas las cosas.

(B) No es extraño que el hombre también desaparezca desfigurado (vv. 19b, 22), pues también el es hecho de la tierra (Gn. 2:7; 3:19; 1 Co. 15:47). Así que no debe esperar demasiado de los goces de esta vida: De igual manera haces tu perecer la esperanza del hombre ; es decir, pones punto final, cuando menos se lo espera, a todos los proyectos que se han formado en su imaginación y a todas las perspectivas de satisfacción futura con las que se había encandilado a sí mismo. La muerte pone fin a todo lo que se construye sobre confianzas y consuelos de este mundo. En cambio no puede destruir la confianza en Cristo y la esperanza del Cielo, sino que las consuma transformándolas en posesión y visión (Ver Ro. 8:22-25). Estas reflexiones habrían de servimos para moderar nuestro pesar, tanto de nuestra propia muerte como de la de nuestros familiares (comp. con vv. 20-22). Gran sabiduría es, mediante la paz con Dios en Cristo y la conservación de una buena conciencia, atesorar consuelos que nos han de sostener y aliviar contra las penas y los pesares de la hora de la muerte.

Dios los bendiga.Elisabeth

_________________

ELISABETH
Admin General
Admin General

Cantidad de envíos: 3676
Fecha de inscripción: 01/12/2010
Edad: 47

Volver arriba Ir abajo

Re:Libro de Job con Comentarios cap.14

Mensaje por charlye43 el Miér Mayo 11 2011, 20:09

Me encanta este capitulo del libro de Job; ahora sabras porque lo repito tanto....lo siento como mio....Dos te bendiga y te guarde isabel.Charlye43Admin.

El Señor viene...........
okis

_________________
<script src='http://img822.imageshack.us/shareable/?i=arcadorada.jpg&p=tl' type='text/javascript'></script><noscript></noscript>

charlye43
Administrador
Administrador

Cantidad de envíos: 10942
Fecha de inscripción: 06/06/2009
Edad: 49

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.