NO MIRES ATRAS
Bienvenido al foro "NO MIRES ATRAS" te invitamos a que te "registres" para poder participar de los temas del foro , cualquier duda que tengas de como manejar el foro puedes escribir a alfred85@hotmail.com , o enviar mp al usuario charlye43, alfred85 ....estamos para ayudarlos , Bienvenidos y sean muy bendecidos en este portal.!

DIOS TE BENDIGA !!!



ANUNCIOS DE ADMIN
Estamos trabajando para recuperar link caidos, pedimos por favor que lo que se postee se haga en el panel adecuado, si postea una predicacion.. en en panel de predicaciones asin mantenemos un foro mejor ordenado Muchas graxias Bendiciones!
¿Quieres ser moderador?
La Biblia
Ayudanos

REFLEXIONES Y DOCTRINA (I) ( plenitud de los Gentiles)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

REFLEXIONES Y DOCTRINA (I) ( plenitud de los Gentiles)

Mensaje por charlye43 el Vie Dic 30 2011, 21:42

(Hechos 17: 11) “Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así”.

En este apartado, estaremos acercándonos a cuestiones bíblicas que para muchos no han sido suficientemente claras o esclarecidas.

Estudiemos estas cosas con diligencia, entre otros motivos, para no ser engañados por doctrinarios interesados, que abundan sobre todo, desde el cambio de siglo.

Espero les sean útiles estos estudios.


I. ENTENDIENDO SOBRE "LA ENTRADA DE LA PLENITUD DE LOS GENTILES"

(Mateo 12: 21) “Y en su nombre esperarán los gentiles”

(Romanos 11: 25) “Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles”

No hace mucho alguien me escribió refiriéndose a esta cuestión de la entrada de la plenitud de los gentiles, de la siguiente manera. Cito:

“La plenitud de los gentiles no es un tiempo de miseria, ni de pequeñez...es el mejor tiempo de los gentiles...”

¿Es así?

Cuando el apóstol Pablo está hablando de que cuando haya entrado la plenitud de los gentiles, y entonces todo Israel sea salvo, ese “haya entrado la plenitud de los gentiles” ¿será un tiempo de abundancia en salvación, o dicho por boca de esta persona aludida, “el mejor tiempo de los gentiles”?

Nos parece que no. Veremos por qué.

Pero antes, entendamos mejor a qué se estaba refiriendo el apóstol Pablo al decir esas palabras.

El tiempo dado por Dios a los gentiles para la salvación
En aquel tiempo, antes de la Iglesia, estábamos sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo (Ef. 2: 12). Pero Dios ha dado un tiempo a los hombres no judíos (gentiles) para que escuchemos el Evangelio y podamos creer en Jesucristo para salvación, al igual que a los judíos (Ef. 2: 14), porque por medio de Cristo, los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre (Ef 2: 18).

A partir de la predicación apostólica del NT, nosotros que en otro tiempo estábamos lejos, fuimos hechos cercanos por la sangre de Cristo (Ef. 2: 13).

Por eso la Palabra nos habla de un tiempo fijado al respecto, y de un final de ese tiempo; de ahí que Pablo hablara de “hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles”.

Llegará un momento (y personalmente creo que ya estamos en ese tiempo), en que habrán entrado a salvación todos los gentiles que tendrán que ser salvos en esta dispensación de la gracia, lo cual implica asimismo el fin de la estadía de la Iglesia, tal y como la conocemos, en esta tierra (acordémonos que la Iglesia está formada por judíos y gentiles “de ambos pueblos hizo uno” (Ef 2: 14).

Reitero: la plenitud de los gentiles es el momento final de la salvación hacia los gentiles. Cito las palabras de John McArthur:

“Hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles”. “Hasta” se refiere a un momento específico en el tiempo, “plenitud” se refiere a un cumplimiento total; “haya entrado” es la traducción de un verbo griego que se emplea para referirse a alcanzar la salvación”

Efectivamente, llega un punto en que se cumple la salvación hacia los gentiles, coincidiendo con el fin del tiempo de gracia.

Por lo tanto, no está hablando de “el mejor tiempo de los gentiles”, como decía aquél, sino del tiempo final al respecto.

No podemos basarnos en estas palabras de Pablo para argumentar acerca de un “Avivamiento Mundial” o conversión de la humanidad, sino todo lo contrario:

“Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manos, ni dejaron de adorar a los demonios, y a las imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, las cuales no pueden ver, ni oír, ni andar; y no se arrepintieron de sus homicidios, ni de sus hechicerías, ni de su fornicación, ni de sus hurtos” (Ap. 9: 20, 21)

La humanidad del tiempo de la Gran Tribulación, con la excepción de la gran multitud de Ap. 7, no se arrepentirá, y consecuentemente no será salva. No en vano el mismo Señor nos aseguró que Su retorno sería en días como los de Noé o de Lot (Mt. 24: 37-39; Lc. 17: 27-29).

Sólo a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que Él sea el primogénito entre muchos hermanos (Ro. 8: 29)

“Hay un momento, en el que la plenitud de los gentiles ya habrá entrado, y que la puerta a la gracia se estará cerrando. No es un día ni dos, es un relativamente corto espacio de tiempo. La culminación de ese tiempo lo marcará lo que se denomina la Gran Tribulación (ver Ap. 7: 14)”

Subir
II. “¿TODO LO PUEDO…?”

Hay versículos sueltos en la Biblia, a los cuales muchos se aferran para justificar sus erróneas creencias como aquel que se aferra a un clavo ardiendo.

Uno de esos versículos es este:

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4: 13)

Y es que, muchos han hecho de este versículo el paradigma de la búsqueda de sus deseos, a lo cual también le llaman “soñar”.

Exclaman:

“¡Todo lo puedo! ¡Todo lo puedo! ¡Soy un triunfador! ¡Mis sueños se harán realidad! ¡Mis metas se realizarán, porque todo lo puedo en Cristo que me fortalece!”

Así, de esta manera enseñan los pequeños avatares pseudo evangélicos, y sus encantados ministros seguidores, a miles y miles de evangélicos profesantes, y se lo creen.

Les dicen en sus múltiples congresos de “avivamiento”:

¿Cuántos todavía confiesan que están enfermos, andan con problemas financieros, etc. etc.? ¡No digan que están enfermos! ¡No digan que tienen problemas con las deudas o el alcohol, o las drogas! ¡¡No lo digan porque “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece!! ¡Confiesen que están sanos, que no tienen problemas financieros, etc. etc.! porque “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece!”

Y esto lo hacen repetir a su pasmada audiencia, una y otra vez, para que se les quede bien adentro…pero lo único que se les queda adentro es una auténtica mentira y su consecuente engaño, que en la mayoría de los casos, todo se vuelve en frustración y hasta abandono de la fe.

Muchas veces, dirigiéndose a una muchedumbre que no es siquiera nacida de nuevo (y en un momento dado, ¡incluso les imponen las manos para que reciban el “poder del Espíritu Santo”!), les dicen que no confiesen lo que realmente les ocurre, que no lo digan, porque, les enseñan: “Lo que declares, eso será”.

Entonces, estas personas se pasan la vida “declarando” que no tienen ese cáncer (cuando lo tienen); se pasan la vida “declarando” que no tienen problemas financieros (cuando están hasta arriba de deudas), etc. etc. porque han llegado a creer que “todo lo pueden en Cristo que les “fortalece”.

Algunos más osados, incluso declaran que son millonarios, que son ricos, que son triunfadores, que son conquistadores, que ya han conseguido “por fe” sus metas a corto, medio y largo plazo, porque “Todo lo puedo en Cristo que me “fortalece!”

Pero la Palabra tiene otra cosa que decirnos, que no es nada de todo esto.

Por adelantado ya digo aquí que “todo lo puedo”, pero según la voluntad de Cristo, no según la mía…

Analicemos de cerca lo que la Escritura nos dice al respecto:

Hermanos, cuando el apóstol Pablo inspirado por el Espíritu Santo habló esas palabras (Fil. 4: 13), ¿Estaba enseñando lo que los actuales falsos maestros enseñan? Ciertamente no.

Fijémonos en los versículos anteriores, para entrar en el contexto del asunto:

“No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”(Filipenses 4: 11-13)

Vemos que Pablo enseña dos cosas básicamente:

1) A pesar de las privaciones en el orden natural, él permanecía en pie.
2) Eso era así porque Cristo le fortalecía.

Eso es básicamente todo lo que ese versículo nos dice: a pesar de las circunstancias adversas de esta vida, puedo estar en pie, porque como cristiano, Cristo me fortalece.

Por lo tanto no es como enseñan y muchos creen: “Todo lo que deseo, todo lo puedo conseguir”. Eso es falso.

Fijémonos además, que es “en Cristo”, lo cual implica dos cosas también:

1) En la voluntad de Dios.
2) Estando en Cristo.

Pablo podía mantenerse en pie a pesar de la escasez, a pesar de cual fuera su situación, a pesar de vivir humildemente, a pesar de tener hambre, a pesar de padecer necesidad, porque: Estaba en Cristo, y andaba conforme a la voluntad de Dios.

Todo ello dista mucho del pensamiento materialista aludido, el cual se ha infiltrado en la iglesia y que no es más que doctrina de demonios.

Abandonemos el error, quedémonos con la verdad de Cristo.


“Aunque suene a chiste, no lo es. Este muchacho con sus supuestos músculos tipo Popeye, ejemplariza lo que los falsos maestros de la prosperidad y del éxito están enseñando desde hace algunas décadas. Dejemos de la lado el error, y volvamos a la simplicidad y veracidad de la Palabra”

Subir
III. ACERCA DE “LOS VIOLENTOS QUE ARREBATAN EL REINO”

“Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan” (Mateo 11: 12)

Desde unos años a esta parte, se ha hecho toda una doctrina de un solo versículo, y que, como suele ser habitual en estos casos, tal doctrina es errada. Es la espuria de “los violentos que arrebatan el reino”.

Con esa frase, se pretende decir que los cristianos debemos ser violentos “en el espíritu” para arrebatar el reino al diablo, y tomar posicionamientos cristianos en esta tierra.

Unos y otros entienden unas cosas, y otros, otras al respecto. Algunos entienden que así salvaremos o ganaremos las almas para Cristo, nuestras ciudades y países; otros van más allá y con ello hasta creen que llegarán a discipular las naciones, conquistar la tierra, y cosas por el estilo.

Todo ello queda enclavado en la espuria teología del Dominio, también llamada, “Reino Ahora” (Kingdom Now).

Pero para la información de todos, la intención bíblica respecto de este pasaje que analizaremos a continuación, va en otra dirección.

“Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan” (Mateo 11: 12)

Nótese en primer lugar que este versículo, dicho por el Maestro, en primera instancia menciona a un personaje: Juan el Bautista. No está hablando de otra situación generalizada en el tiempo, sino esta en particular: Juan el Bautista y, desde sus días.

Más en concreto, el Señor dice exactamente que desde el comienzo de la predicación de Juan hasta el momento en que el Señor está diciendo esas palabras, el reino de los cielos sufría violencia. Así pues, el contexto cabal de la realización de esas palabras, se concretiza en esos días exactos… ahora bien, ¿por qué?

Pues porque el Reino se había acercado (Mt. 3: 1). El reino de los cielos se había acercado porque el Rey estaba en medio de Su pueblo, Israel, y la oposición espiritual era un hecho, así como la oposición en lo natural por parte de los que se oponían a Juan y a Jesús.

“…y los violentos lo arrebatan” (Mateo 11: 12b)

El reino que los “violentos arrebatan”… nótese que cuando Mateo dice que “los violentos lo arrebatan” (Mt. 11: 12), Lucas dice “todos se esfuerzan en entrar en él” (Lc. 16: 16).

El sentido de esas frases deberá entenderse del siguiente modo según el contexto. Juan el Bautista se levantó anunciando a Israel que el reino se había acercado, y Jesús siguió con esa misma predicación (Mt. 3: 1; 4: 17).

Ésta iba dirigida a las ovejas perdidas de Israel, las cuales por ser ovejas, se iban a esforzar en creer, por encima de la persuasión y persecución de los fariseos y de los que se oponían al Mesías. A ellas se acercó el reino mesiánico, el que en el Milenio será una realidad. Eso es todo.

Y si queremos extraer una enseñanza aplicable a nosotros y en este nuestro tiempo, bien podremos hacerlo:

A aquellos que se les predica el Evangelio, y han sido llamados por Dios para ser hijos suyos, también se habrán de esforzar en la fe, debido a la oposición, dificultades y persecuciones en nuestro entorno.
Por lo tanto, esta es una enseñanza hacia el individuo que es de Cristo, y Cristo debe ser formado en su vida (Gl. 4: 19)

Como podemos ver, de este solo versículo no se puede hacer toda una doctrina, cual es la del establecimiento visible del reino en este tiempo, antes de la venida gloriosa del Rey.

“Los “violentos” no arrebatan el reino para establecerlo en la tierra, como enseñan los falsos apóstoles de hoy en día. Eso no es más que una memez. Han visto demasiadas películas de guerra, o quizás tienen un problema de rechazo o falta de autoestima que arrastran desde la niñez, o ¡vaya usted a saber qué! La figura del “conquistador” en modo alguno se le puede atribuir al verdadero cristiano”

Dios les bendiga.

© Miguel Rosell Carrillo, pastor de Centro Rey, Madrid, España.
Octubre 2011
www.centrorey.org

_________________
<script src='http://img822.imageshack.us/shareable/?i=arcadorada.jpg&p=tl' type='text/javascript'></script><noscript></noscript>
avatar
charlye43
Administrador
Administrador

Cantidad de envíos : 10942
Fecha de inscripción : 06/06/2009
Edad : 52

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.