NO MIRES ATRAS
Bienvenido al foro "NO MIRES ATRAS" te invitamos a que te "registres" para poder participar de los temas del foro , cualquier duda que tengas de como manejar el foro puedes escribir a alfred85@hotmail.com , o enviar mp al usuario charlye43, alfred85 ....estamos para ayudarlos , Bienvenidos y sean muy bendecidos en este portal.!

DIOS TE BENDIGA !!!



ANUNCIOS DE ADMIN
Estamos trabajando para recuperar link caidos, pedimos por favor que lo que se postee se haga en el panel adecuado, si postea una predicacion.. en en panel de predicaciones asin mantenemos un foro mejor ordenado Muchas graxias Bendiciones!
¿Quieres ser moderador?
La Biblia
Ayudanos

MISTERIOS BÍBLICOS REVELADOS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

MISTERIOS BÍBLICOS REVELADOS

Mensaje por charlye43 el Sáb Dic 31 2011, 21:39


¿Por qué a algunos ángeles se les llama arcángeles, querubines o serafines?:
Miguel es el único ángel identificado como un arcángel (Judas verso 9). Sin embargo, Daniel 10:13 describe a Miguel como “uno de los principales príncipes.” Esto parece indicara que hay más de un arcángel, porque coloca a Miguel en el mismo nivel que otros “príncipes principales.”


¿Qué significa la parábola de la higuera?:
"Aprended la parábola de la higuera: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca."
Mateo 24:32.
Durante miles de años, los estudiosos se han preguntado sobre las declaraciones que Jesús hizo durante su predicación en el Monte de los Olivos.

El gran debate sobre este pasaje siempre ha sido acerca de si la higuera simboliza la nación de Israel, o si Jesús estaba usando esta imagen como algo para indicar la proximidad de su regreso.

Grandes eruditos han presentado argumentos convincentes a favor y en contra de ambos puntos de vista y aunque sobre esto se ha hablado hasta la saciedad, aquí vamos una vez más. ¿Sabe por qué? Porque en ADF entendemos que la profecía, la revelación de Dios, es progresiva y hoy vemos mejor que lo que veíamos ayer. Así que... ¿Qué vemos hoy?

Para apreciar este versículo es necesario ir tres capítulos atrás. Es posible que solamente haya transcurrido un día entre lo que trata el capítulo 21 y el 24:

"Viendo una higuera cerca del camino, Jesús se acercó, pero no halló nada en ella, sino hojas solamente, y le dijo:
--¡Nunca jamás nazca de ti fruto!
Y al instante la higuera se secó. " (Mateo 21:19)
En su enseñanza sobre la higuera, compartida con sus discípulos en el Monte de los Olivos, el día siguiente, Jesús dijo que cuando veamos las hojas que se pongan mustias, sin mencionar las frutas, sabríamos que el verano estaba cerca. Veamos cómo Marcos describe el mismo suceso:

"Viendo a lo lejos una higuera que tenía hojas, fue a ver si tal vez hallaba en ella algo; pero cuando llegó a ella, nada halló sino hojas, pues no era tiempo de higos.
Entonces Jesús dijo a la higuera:
--¡Nunca jamás coma nadie fruto de ti!
Y lo oyeron sus discípulos " (Marcos 11:13)

Árbol de higuera frondoso y verde, fruto de la higuera y árbol seco (de un día para otro!)
Aquí vemos cómo Marcos registra el evento, y la mención de "nada halló sino hojas" y note que también se destaca el texto siguiente: "pues no era tiempo de higos". Es de destacar que este evento precede al sermón en el Monte de los Olivos por un día, y es algo acerca de lo que sus discípulos estaban al tanto, ya que fueron testigos oculares, por lo que no debe haber ninguna duda de que ellos debieron haber relacionado el "la enseñanza de hoy con el - asombroso - incidente de ayer". En otras palabras, usando el trasfondo de lo ocurrido el día anterior, cuando venían a Jerusalén, Jesús retomó el "asunto" de la higuera para comunicar un mensaje, especialmente a sus discípulos, que serían quienes luego de su regreso al cielo, tendrían que recordarlo y escribirlo. (Mateo 21:20 Marcos 11:20-21). Pero... ¿Cuál es el mensaje que Jesús intentaba comunicar?

En el contexto, la "parábola de la higuera" se da para que reconozcamos las señales de los eventos al final de los días y, en mi opinión, la proximidad de la segunda venida. ¿Cómo? Debido a que la "generación" que vea o presencie estos eventos, también será testigo de lo otro (i.e., la segunda venida). Veamos:

PRIMERO. TRASFONDO

La maldición de la higuera se produjo después de su entrada triunfal en Jerusalén. Esto fue al final de los 3 ½ años de ministerio en la tierra, de hecho la última semana de su vida antes de su muerte, sepultura y resurrección.

SEGUNDO. DESARROLLO

1) En Mateo 21 -. Dando cumplimiento y posiblemente cierre a la semana 69 de Daniel, (Daniel 9:24-27) Jesús llega a Jerusalén el único día que él permitió que la gente lo adorara públicamente como Rey, como Mesías, como el Esperado. Pero la mañana siguiente, al regresar a Jerusalén, Jesús maldice a la higuera por no tener frutos. Y note que en el relato de Marcos, Pedro trae a la memoria la maldición del día anterior y la rapidez con que la higuera se secó.

2) En Mateo 22 -. Jesús provee la Parábola de la Fiesta, y se da el escrutinio por parte de los herodianos, saduceos y fariseos.

3) En Mateo 23 -. Jesús maldice "esta generación" (vs. 36), porque ellos lo rechazaron. No sólo les maldice, sino que afirma que toda la sangre desde Abel hasta Zacarías se le cobraría a ellos por rechazarlo como el Mesías. Él predice la «desolación», que pronto vendría a Jerusalén.

4) En Mateo 24 -. Camino a abandonar a Jerusalén, y cuando le muestran el templo, Jesús les dice acerca de su destrucción en el futuro cercano, y es ahí cuando da el Sermón del Monte de los Olivos.

5) En Mateo 24 -. Resume todas las señales y los eventos que ellos (la generación que en el futuro estuviera viva cuando esas cosas sucedieran) tendría que reconocer el final, usando la "parábola de la higuera". Pero esta vez, sería su Segunda Venida a Jerusalén y su retorno como Rey de Reyes y Señor de señores. En otras palabras, en su Primera Venida, entró como un Siervo, montado en un asno, pero poco después, lo rechazan. Pero cuando regrese, en su Segunda Venida, no será igual y vendrá como Rey de Reyes - no como Mesías, ya que como tal vino, más no lo reconocieron ni le recibieron.
TERCERO. EXPLICACIÓN

La higuera con hojas y con fruto (si lo hubiera tenido), simbolizaría a Jerusalén bajo el dominio de los Judíos, viviendo en condiciones de Pacto con el Señor (bajo la Ley). En el Antiguo Testamento, esto habría sido fielmente el caso, si el Pueblo de Israel hubiera vivido en obediencia a la ley. Pero nunca fue así.

Ahora, después de la Cruz, este dominio de los judíos de Jerusalén se cumplirá como Dios quiere (higuera con hojas Y frutos), cuando los Judíos reconozcan a Jesús como el Mesías, a partir de Apocalipsis 12:17.

Entonces lo que vemos es que Jesús usó el incidente del árbol de la higuera para ilustrar proféticamente lo que sucedería en el futuro lejano (cuando "esa generación" estuviera viva). Note que en Mateo 21:43 Jesús les advierte que el Reino de Dios les será quitado y será dado a "gente que produzca frutos" (presumiblemente los Gentiles).

Leamos el suceso completo:

Parábola de los labradores malvados

(Mc 12.1-12; Lc 20.9-19)
33 »Oíd otra parábola: Hubo un hombre, padre de familia, el cual plantó una viña, la rodeó con una cerca, cavó en ella un lagar, edificó una torre, y la arrendó a unos labradores y se fue lejos.
Cuando se acercó el tiempo de los frutos, envió sus siervos a los labradores para que recibieran sus frutos.
Pero los labradores, tomando a los siervos, a uno golpearon, a otro mataron y a otro apedrearon.
Envió de nuevo otros siervos, más que los primeros; e hicieron con ellos lo mismo.
Finalmente les envió su hijo, diciendo: "Tendrán respeto a mi hijo".
Pero los labradores, cuando vieron al hijo, dijeron entre sí: "Este es el heredero; venid, matémoslo y apoderémonos de su heredad".
Y tomándolo, lo echaron fuera de la viña y lo mataron.
Cuando venga, pues, el señor de la viña, ¿qué hará a aquellos labradores?
Le dijeron:
--A los malos destruirá sin misericordia, y arrendará su viña a otros labradores que le paguen el fruto a su tiempo.
Jesús les preguntó:
--¿Nunca leísteis en las Escrituras:
»"La piedra que desecharonlos edificadores
ha venido a ser cabeza del ángulo.
El Señor ha hecho esto,
y es cosa maravillosa a nuestros ojos?"
»Por tanto, os digo que el reino de Dios será quitado de vosotros y será dado a gente que produzca los frutos de él.
Claramente Jesús aquí está profetizando el final del trato de Dios con los Judíos, por rechazarlo, por endurecer su corazón, por no reconocer lo que claramente estaba profetizado sobre el Mesías y ... por tener hojas, "pero no tener frutos". Aquí Jesús está anunciando el término de la semana 69 de Daniel y por lo tanto, el inminente inicio de la entrega del reino a "otra gente que produzca frutos".
Ahora, vayamos a Lucas, en busca de mayores detalles:

En el relato de Lucas del Sermón del Monte, sobre la higuera, se añade otro elemento de la parábola.

"También les dijo una parábola: «Mirad la higuera y todos los árboles.
Cuando veis que ya brotan, sabéis por vosotros mismos que el verano está cerca.
Así también vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios. " (Lucas 21:29-31)
Pistas en el Antiguo Testamento

El Antiguo Testamento nos proporciona la identidad de todas estas imágenes usadas por Jesús, y luego de un estudio minucioso de ellas (note que hasta la recordaron), los discípulos deberían haber entendido su significado.

En Jueces 9, los árboles son representativos de liderazgo o gobierno.
En Jeremías 24, se nos habla de "higueras buenas y malas" que representan las figuras Judías que serían llevadas a Babilonia y otras que serían dejadas en Jerusalén.

Así que el hecho de que Mateo y Marcos usaron la higuera, junto con la maldición de la higuera estéril que le precede, y Lucas utiliza la higuera y "todos los árboles", pero no menciona a la higuera estéril que Jesús maldice, conduce a dos hechos importantes:

Los Judíos y su Gobierno

Si la Higuera es representativa de los "Judíos", y los "árboles" es representativa del "Liderazgo" de los judíos (i.e., el Sanedrín, Saduceos, Fariseos, etc.), el hecho de que la higuera estéril que fue maldecida estaba justo en las afueras de Jerusalén, y comenzó a secarse inmediatamente, nos lleva a un último e interesantísimo punto, que lo narra Lucas 21:22-24.

"... porque estos son días de retribución, para que se cumplan todas las cosas que están escritas.
Pero ¡ay de las que estén encinta y de las que críen en aquellos días!, porque habrá gran calamidad en la tierra e ira sobre este pueblo (de Israel - presumiblemente, por haber rechazado a su Mesías - los Judíos, pero especialmente sus Gobernantes).
Caerán a filo de espada y serán llevados cautivos a todas las naciones, y Jerusalén será pisoteada por los gentiles hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan.
Conclusión

Así que al leer esto, usted pensará... Entonces, ¿Está el pastor insinuando que la fecha de la reconquista de Jerusalén por parte de los judíos, en 1967, es la fecha de inicio de todos los tiempos finales?

No. No es necesariamente eso lo que estoy diciendo.

Primero que todo, note que en el verso 24 de Lucas 21, Jesús claramente dice que hay algo importante que tiene que suceder, no nada que tenga que ver con los judíos, sino CON LOS "GENTILES"! Jesús dice:

Inicia el "Tiempo de los Gentiles". Aleluya!

"...y Jerusalén será pisoteada por los gentiles hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan."
Este mapa muestra las consentraciones de judíos en todo el mundo. Datos del 1995. No pude encontrar otro mapa con información más fresca
De una forma clara e inequívoca, aquí, cualquier estudiante serio de las profecías, debe reconocer que Jesús ahí, en ese verso, abre un PARÉNTESIS en su trato con el pueblo judío (y la parábola y los sucesos con el árbol de higuera así lo ilustran).

Ese "paréntesis" al que me refiero, es como cuando usted se encuentra desarrollando una idea en un párrafo, y desea introducir una idea importante y complementaria a su párrafo; Usted recurre a abrir un PARÉNTESIS.

Dios, a su plan con los judíos, a su trato con su pueblo, a su plan con su gente, le abre un PARÉNTESIS (justo antes de terminar su plan con los judíos - ahí, justo en el medio de la semana 69 y la semana 70 de Daniel), para, mientras permite que los judíos (aquellos de la "generación" ilustrada por la "higuera"), sean castigados "... a filo de espada y sean llevados cautivos a todas las naciones, y Jerusalén (la misma que lo rechazó) sea pisoteada...", Dios le da una oportunidad a los gentiles de que se salven - con la salvación del Salvador que ellos, los judíos y sus gobernantes, se negaron a reconocer y a aceptar. De no ser así, ni un solo gentil se hubiera salvado. ¡Ni un solo de nosotros!

Es por eso que a veces no puedo creer cuando hay gente que piensa que los hechos del Capítulo 24 de Mateo son aplicables para esos "gentiles" a quienes Jesús se refiere. ¡No! Esos gentiles no rechazaron a Jesús. Quienes lo hicieron fueron los judíos y sus gobernantes. Fuimos los gentiles quienes, sin Jesús haber venido a nosotros, lo recibimos, por lo tanto se nos ha dado el reino, para que demos frutos (solo por un tiempo parentético indeterminado y que terminará "como ladrón en la noche" - con la ocurrencia repentina del Rapto de los Gentiles) - - Aleluya!

Recuerde que...

A lo suyo vino,
pero los suyos no lo recibieron.
Mas a todos los que lo recibieron,
a quienes creen en su nombre,
les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.
Juan 1. 11-12

La iglesia no ha sustituido a Israel (La Higuera), pero tampoco está destinada a sufrir lo que ellos sí, por haber rechazado a su Mesías

La Iglesia no pasa por ninguno de los siete años de la Gran Tribulación y el Rapto no depende de nada de lo que fue profetizado usando "esa generación", conforme lo ilustra metafóricamente la Higuera.

Así que nada de lo que se profetiza en Mateo 24 y Lucas 21, por ejemplo, tiene que ver con nosotros, sino con la Higuera y los "árboles", a quiénes el Mesías vino, pero no lo recibieron y por no dar frutos, se les dio el castigo de Lucas 21:24. Por lo tanto, NUESTRO arrebatamiento podría ocurrir en cualquier momento, y no tiene nada qué ver con generación ni reconquista de Jerusalén. Aleluya!

Conforme pasa el tiempo, tenemos y debemos reconsiderar algunas interpretaciones

El milagro de Israel (la Higuera) está en su regreso en su patria otra vez en 1948, pero en especial, cuando reconquistaron su Capital, en 1967. Pero a medida que vamos rumbo al año 64 del regreso de Israel en su tierra, y al año 44, desde el momento en que Israel reconquistó a Jerusalén, sin duda estamos llegando al clímax de la escalada de acontecimientos que nos lleva AL CIERRE DEL PARÉNTESIS que se abrió para nosotros, los gentiles, y la continuación del párrafo judío. Dios está ya sacando punta al lápiz para continuar escribiendo la historia de la última semana - la semana 70 de Daniel. Que así como las primeras 69, tuvieron que ver, única y exclusivamente con Israel, Su Pueblo (La Higuera).

Y Jesús deja esta maravillosa promesa, para gentiles y judíos...

"Y cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza;. Porque vuestra redención está cerca" (Lucas 21:28)





El Evangelio de Judas:
La reciente publicación por parte de National Geographic de una copia del llamado Evangelio de Judas, presente en un códice de papiro hallado hace casi tres décadas en Egipto fue precedida de un impresionante despliegue publicitario que alcanzó los titulares de los medios de todo el mundo.

Lamentablemente, National Geographic eligió presentar un acontecimiento científico notable con un deliberado tono sensacionalista, no exento de insinuaciones contra las iglesias cristianas, como es obvio en el título de la presentación televisiva: “El evangelio prohibido de Judas”.

En el desarrollo del programa se afirmó que el documento podría “desbaratar” el dogma cristiano, que el obispo Ireneo de Lyon escogió en el siglo II los cuatro Evangelios canónicos (Mateo, Marcos, Lucas y Juan) y descartó decenas de otros evangelios existentes. También se dijo que en los Evangelios canónicos se evidencia un creciente antisemitismo, y se vinculó este supuesto antisemitismo con la persecución de los judíos que alcanzó su culminación en el siglo XX bajo el régimen nazi.

La liviandad irresponsable de estas afirmaciones contrasta con la seriedad del trabajo de restauración, reconstrucción, edición y traducción del texto por parte de los eruditos involucrados. Por esta razón se torna imprescindible distinguir el valor histórico del Evangelio de Judas de su empleo con fines ideológicos. Algunos hechos

El documento publicado forma parte de un códice (conjunto de hojas cosidas a modo de libro) de papiro de 62 ó 66 páginas, hallado en 1978 cerca de El Minyah, una localidad en el margen occidental del Nilo. El sitio se encuentra al norte de Hag Hammadi, donde en 1945 se hallaron varios documentos relacionados. Fue comprado por anticuarios locales, ilegalmente sacado de Egipto y finalmente adquirido por la anticuaria de Zurich Frieda Nussberger-Tchacos en 2000. La propietaria lo llamó códice Tchacos en honor a su padre. El códice había pasado 16 años en una caja de seguridad en Nueva York, donde, lejos del clima cálido y seco de Egipto, su estado se había deteriorado notablemente.

La Fundación Mecenas de Basilea (Suiza) lo adquirió en 2001, pero como la ley suiza no permite la venta de un documento robado de su país de origen, la citada Fundación debió buscar formas alternativas de obtener beneficios. Por ello convocó a National Geographic para conservar, autenticar, editar y traducir el documento, cuyo destino final será el Museo Copto de El Cairo.

El códice Tchacos consta de hojas de papiro escritas de ambos lados. El Evangelio de Judas ocupa sólo una parte de su extensión. El resto contiene otros documentos como el Primer Apocalipsis de Jacobo, la carta de Pedro a Felipe y un texto denominado tentativamente el Libro de Alógenes. Está escrito en copto, el idioma popular de los egipcios entre los siglos III y X de nuestra era, que incorporaba muchas palabras griegas y se escribía en caracteres similares a los del alfabeto griego. Específicamente, la escritura corresponde a un dialecto copto llamado sahídico.

La autenticidad del códice fue evaluada mediante una serie de técnicas que incluyen su datación mediante carbono-14, análisis de la tinta empleada, análisis multiespectral, paleografía (análisis de la escritura antigua). Además se realizó un análisis del contenido y estilo. Los resultados indican que se trata de un genuino códice copto que data del siglo III o IV de nuestra era. Esto no significa en modo alguno que sea un documento cristiano, ni mucho menos de origen apostólico. Resumen del contenido

Lo siguiente se basa en la traducción publicada por National Geographic, que al parecer no incluye sino parte del texto del códice original.

El llamado Evangelio de Judas está encabezado por la siguiente descripción: “El relato secreto de la revelación que Jesús pronunció en conversación con Judas Iscariote durante una semana, tres días antes de que celebrara la Pascua”. Al final del manuscrito, como en otros similares, se lee el título: El evangelio de Judas.

Menciona que Jesús hizo “milagros y grandes maravillas para la salvación de la humanidad” y que llamó doce discípulos, a los cuales a veces se les aparecía como un niño.

Característicamente, Jesús censura una y otra vez a los doce, y se ríe de ellos. El único que puede permanecer en pie ante él es Judas, quien le confiesa como proveniente del “ámbito inmortal de Barbelo”. Jesús le ordena que se aparte de los otros discípulos para recibir una gran revelación.

Si bien el texto es fragmentario, ya que faltan líneas aquí y allá, lo que se presenta es una cosmogonía y una escatología típica del movimiento gnóstico, en la cual, por ejemplo, Adán y Eva fueron creados por espíritus inferiores o diabólicos.


Jesús le revela a Judas que este último debería sufrir a causa de la incomprensión de los otros, pero añade: “Tú los sobrepasarás a todos, pues sacrificarás al hombre que me reviste”. Jesús mismo le encarga a Judas que lo entregue. El documento concluye diciendo que Judas contestó las preguntas de los escribas, “recibió dinero y lo entregó a ellos.” Diferencias con los Evangelios canónicos

Existen muchas diferencias notables entre el Evangelio de Judas y los cuatro Evangelios canónicos, ya sea considerados individualmente o en conjunto. El trasfondo doctrinal de los Evangelios Canónicos son las Escrituras hebreas, como lo demuestran los cientos de citas y alusiones al Antiguo Testamento que aparecen en boca de Jesús y sus discípulos. En los Evangelios canónicos, como en el resto del Nuevo Testamento, la misión de Jesús como Mesías de Israel es comprendida a partir de un Nuevo Pacto anunciado por los antiguos profetas de Israel (en particular Jeremías), y la muerte de Jesús tiene como propósito obrar la expiación por los pecados.

El Evangelio de Judas nada dice de las Escrituras hebreas (con excepción de los nombres de Adán, Eva y Set) y en él la muerte de Jesús carece de valor expiatorio. No posee intención sacrificial, sino que es simplemente un instrumento para que el espíritu de Cristo se desembarace del hombre Jesús, para poder entonces ascender a ámbitos superiores de existencia. Tampoco hay indicio de la creencia en la resurrección de Jesucristo, central para la fe cristiana.

Así, en el Evangelio de Judas se refleja la noción platónica del cuerpo como cárcel del alma, como un estorbo del cual hay que deshacerse para alcanzar la salvación. El gnosticismo típicamente consideraba al universo material como intrínsecamente inferior e indigno de redención. Por esta razón estimaba al Dios creador del Antiguo Testamento como una divinidad inferior e incapaz de salvar. La salvación proviene a través de la adquisición de un conocimiento superior (gnosis), reservado a los pocos que eran dignos de él, sobre la verdadera naturaleza del alma humana y cómo puede ella trascender el universo material.

Tales ideas contrastan notablemente con la enseñanza bíblica sobre el universo creado por el único Dios e intrínsecamente bueno. Aunque corrupto a causa del pecado, el universo está destinado a ser rescatado y a tornarse, en el final de los tiempos, un cielo y una tierra nuevos en los que mora la justicia. Esta creencia es además coherente con la afirmación de la resurrección corporal, ejemplificada por la resurrección del propio Cristo. “Auténtico” no significa “cristiano” ni “bíblico”

Nos encontramos, pues, ante un documento antiguo, probablemente genuino, que data de alrededor del año 400 de nuestra era. Se supone que este documento copto es una traducción de un documento escrito en griego hacia la segunda mitad del siglo segundo. Si esto es cierto, el Evangelio de Judas puede decirnos mucho acerca de lo que creía quien lo escribió. Además de alusiones a eones y divinidades ajenas a la Biblia, su autor parece haber conocido superficialmente algunas enseñanzas y textos cristianos.



Su contenido publicado permite inferir que proviene de un grupo sincrético marginal, que amalgamó creencias paganas y cristianas. Como resultado, lo que enseña no es auténtico cristianismo tal como lo conocemos por las Escrituras y la historia. El Metropolitano de la Iglesia Ortodoxa Copta resumió esto al declarar que “no son textos cristianos confiables ni exactos, ya que son histórica y lógicamente extraños al pensamiento cristiano principal y a la filosofía de los cristianos primitivos y actuales”.

Debe notarse además que, a pesar del título, sería un grosero anacronismo atribuir al Iscariote el “evangelio” que lleva su nombre. ¡Simplemente no pudo haber sido escrito por Judas más de un siglo después de su muerte! La costumbre de atribuir por escrito la autoría de obras de esta clase a algún personaje conocido de la era apostólica es muy común en la literatura apócrifa. En contraste, gran parte del Nuevo Testamento canónico es anónimo en sentido estricto, pues sus autores no se identifican en el texto. Fue la tradición temprana de la Iglesia, cuando aún vivían en ella discípulos de los Apóstoles, la que adjudicó la autoría que hoy aceptamos.

Pero además, el texto publicado sugiere que el Evangelio de Judas no fue escrito por alguien que conociera la geografía palestina ni las costumbres judías. No se menciona ningún lugar, ningún acontecimiento concreto de la vida de Jesús, y ni siquiera el nombre de los doce discípulos, con la sola excepción de Judas. Los acontecimientos transcurren en un limbo espaciotemporal. Todo lo contrario ocurre en los Evangelios canónicos, llenos de alusiones a costumbres, lugares y personajes del tiempo de Jesús. Acusaciones infundadas

Los cuatro Evangelios canónicos fueron escritos pocas décadas después de los hechos que narran, cuando aún vivían testigos presenciales. Fueron tempranamente reconocidos como dotados de autoridad por la mayoría de las Iglesias, y probablemente circularon en ellas como una colección ya a principios del siglo II. Por esta razón Ireneo de Lyon pudo declarar algo más tarde que sólo había cuatro Evangelios auténticos: porque la abrumadora mayoría de los cristianos admitía este hecho. Es insensato suponer que Ireneo, o cualquier otro obispo de ese tiempo, hubiera podido imponer una selección arbitraria al resto de las Iglesias cristianas. Lo que hizo Ireneo fue poner por escrito lo que ya era generalmente aceptado. Ninguno de los otros llamados evangelios fue jamás tomado seriamente por la iglesia cristiana en su conjunto.

El Evangelio de Judas, escrito mucho después de los hechos por alguien obviamente ajeno al contexto espacial y temporal de la Judea del primer siglo, jamás podría seriamente afectar la fe cristiana histórica basada en las Escrituras hebreas y griegas.

Tampoco es correcto suponer un creciente antisemitismo en los Evangelios canónicos. Desde luego, los Evangelios reflejan la polémica con los judíos que no aceptaron a Jesús como Mesías, polémica que se agudiza en el libro de los Hechos de los Apóstoles y en las cartas de Pablo. Pero es arbitrario y anacrónico acusar de antisemitismo a los Apóstoles y demás seguidores del Mesías judío, muchos de ellos judíos ellos mismos. Conclusión

La presentación de un documento antiguo – no exento de valor histórico intrínseco pero totalmente irrelevante para el conocimiento de la vida y enseñanzas de Jesús – como si fuera un desafío capaz de cuestionar radicalmente la doctrina cristiana no es periodismo responsable ni buena ciencia. Es posible que una desmedida ambición de obtener ganancias a toda costa se encuentre en la raíz de este desafortunado emprendimiento.

Autor: Dr. Fernando D. Saraví
Fuente: Probe Ministries (Ministerios Probe)


_________________
<script src='http://img822.imageshack.us/shareable/?i=arcadorada.jpg&p=tl' type='text/javascript'></script><noscript></noscript>
avatar
charlye43
Administrador
Administrador

Cantidad de envíos : 10942
Fecha de inscripción : 06/06/2009
Edad : 52

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.