NO MIRES ATRAS
Bienvenido al foro "NO MIRES ATRAS" te invitamos a que te "registres" para poder participar de los temas del foro , cualquier duda que tengas de como manejar el foro puedes escribir a alfred85@hotmail.com , o enviar mp al usuario charlye43, alfred85 ....estamos para ayudarlos , Bienvenidos y sean muy bendecidos en este portal.!

DIOS TE BENDIGA !!!



ANUNCIOS DE ADMIN
Estamos trabajando para recuperar link caidos, pedimos por favor que lo que se postee se haga en el panel adecuado, si postea una predicacion.. en en panel de predicaciones asin mantenemos un foro mejor ordenado Muchas graxias Bendiciones!
¿Quieres ser moderador?
La Biblia
Ayudanos

Las sagradas escrituras

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las sagradas escrituras

Mensaje por charlye43 el Lun Ene 09 2012, 21:40

Por el Profesor Luis Berkhof
Tomado del libro
"Sumario de Doctrina Cristiana"


LA REVELACIÓN Y LAS ESCRITURAS

El término «revelación especial» puede ser usado en más de un sentido. A veces denota las comunicaciones directas de Dios al hombre en mensajes verbales y en sucesos milagrosos. Los profetas y los apóstoles recibieron a menudo mensajes divinos mucho antes de que los escribieran. Hoy día los encontramos en las Escrituras pero no forman el todo de la Biblia. Una gran parte de la Biblia no fue dada a los escritores sagrados en esta forma sobrenatural, sino que es el fruto de su
estudio y reflexión. De todos modos, la frase «revelación especial» se usa con referencia a toda la Biblia, es decir, al conjunto de los hechos y de verdades redentoras que se encuentran en las Escrituras, dentro de su conjunto histórico. La Escritura nos garantiza estas verdades por el hecho de haber sido infaliblemente inspiradas por el Espíritu Santo. Podemos pues afirmar que toda la Biblia, y solamente la Biblia, es la revelación especial de Dios para cada uno de nosotros. La revelación especial de Dios vive en las páginas de la Biblia y aun hoy día nos da vida, luz y santidad.



Prueba bíblica de la inspiración de las escrituras

Toda la Biblia fue dada por inspiración de Dios y es la guía infalible de fe y conducta para toda la humanidad. Puesto que muchos niegan la inspiración de la Biblia tal asunto requiere una consideración especial. La doctrina de la inspiración de la Biblia no es una invención humana sino que está fundada en la misma Biblia. Son muchos los pasajes que nos hablan de ello, pero vamos a indicar solamente algunos. Los autores del Antiguo Testamento fueron instruidos por Dios a que escribieran lo que El les ordenaba. (Ex. 17:14; 34: 27; Isa. 8:1; 30:8; Jer. 25:13; 30:2; Ezeq. 24:1-2;
Dan.12:4; Hab. 2:2.) Los profetas tenían conciencia de ser portadores de la palabra del Señor y por tal motivo introducían sus mensajes con estas palabras «Así dice Jehová» o bien, «y fue a mi palabra de Jehová diciendo», (Jer. 36:27, 32; Ezequiel capítulos 26, 27, 31, 32, 39.) El apóstol Pablo habla de sus propias palabras como palabras que el Espíritu le había enseñado, 1 Cor... 2:13, y alega que es Cristo quien hablaba en él, 2 Cor... 13:3. En su carta a los Tesalonicenses declara que su mensaje era «palabra de Dios», 2 Tes. 2:13. En la epístola a los Hebreos encontramos citas del Antiguo
Testamento mencionadas como palabra de Dios o del Espíritu Santo, ( Hebreos 1:5; 3:7; 4:3; 5:6; 7 :21) El pasaje más importante que existe sobre la inspiración de las Escrituras se halla en 2 Timoteo 3:16: «Toda Escritura es inspirada divinamente y útil para enseñar, para reargüir, para corregir, para instituir en justicia».



La naturaleza de la inspiración

Existen dos conceptos erróneos de la inspiración. Ambos representan extremos que debemos evitar.


La inspiración mecánica: Se ha dicho algunas veces que Dios literalmente dictó lo que los autores humanos de la Biblia debían escribir, como si éstos fueran cual plumas en la mano del escritor, es
decir, agentes completamente pasivos. Esto significa que sus inteligencias no contribuyeron absolutamente en nada a la forma y contenido de las Escrituras. Las mismas Escrituras demuestran que no fue así. Los autores humanos eran autores reales, y en algunos casos derivaron sus materiales de fuentes que Se hallaban a su disposición, 1 Reyes 11:41; 14:29; 1 Crónicas 29:29 y Lucas 1:1-4 En otros casos estos autores nos cuentan sus propias experiencias, como en el libro de los Salmos y sus escritos llevan las huellas de su propio estilo literario. El estilo de Isaías es diferente del de Jeremías, y tampoco Juan escribe con el mismo estilo de Pablo.

La inspiración dinámica: Otros han dicho que el fenómeno de la inspiración sólo afecta a los escritores pero no a sus escritos. Se dice que su vida espiritual y poder intelectual fue levantado a un
nivel tal, que comprendieron mejor todas las cosas y tuvieron una orientación más profunda de su verdadero valor espiritual. Se ha dicho también que esta inspiración no estaba limitada al tiempo cuando escribieron los libros de la Biblia, sino que era una característica permanente en la vida de tales escritores, y que sólo de una manera indirecta tiene algo que ver con sus escritos. Fue como una especie de iluminación espiritual parecida a la que gozan todos los creyentes, pero solamente en un grado muy superior. Esta teoría no tiene fundamento bíblico y dista mucho de la
doctrina bíblica de la inspiración, como veremos después.


La inspiración orgánica

El verdadero concepto de la inspiración bíblica enseña que el Espíritu Santo actuó sobre los escritores de la Biblia en una forma orgánica, cual órganos suyos, pero en armonía con las leyes de su ser interior. El Espíritu Santo los usó tal cual eran, con su carácter y temperamento, sus dones y talentos, su educación y cultura, su vocabulario y estilo. El Espíritu Santo iluminó sus mentes, ayudó su memoria, los impulsó a escribir, dominó la influencia que el pecado hubiera podido tener sobre sus escritos, y los guió en la expresión de sus pensamientos hasta el punto de la selección de palabras. Sin embargo les dio una buena medida de libertad en sus actividades. Dejó que nos dieran los resultados de sus investigaciones, y que pusieran en los libros sagrados la huella de su propio estilo y vocabulario.

LA EXTENSIÓN DE LA INSPIRACIÓN.

Hay diferencias de opinión sobre este punto, que es necesario estudiar.



La inspiración parcial
Bajo la influencia del Racionalismo no es raro encontrar hoy día quienes niegan completamente la inspiración de la Biblia, o mantienen que sólo partes de la misma son inspiradas. Algunos niegan la inspiración del Antiguo Testamento pero aceptan la del Nuevo. Otros afirman que sólo las enseñanzas morales y religiosas de la Biblia son inspiradas pero en lo que se refiere a sus partes históricas, hay errores cronológicos, arqueológicos y científicos. Hay quienes limitan la inspiración al Sermón de la Montaña. Los que aceptan tales puntos de vista no tienen ya una Biblia sobre la cual apoyarse, puesto que las mismas diferencias de opinión que existen son una prueba positiva de que ninguna de tales personas puede determinar con el menor grado de certeza, qué partes de la Escritura son inspiradas y cuáles no lo son.

Hay todavía otra forma de negar la inspiración bíblica de las Escrituras y estriba en afirmar que sólo los pensamientos están inspirados, pero que la selección de las palabras fue dejada completamente en manos de los autores humanos. Tal afirmación cae por su propio peso, ya que se halla fundada en el erróneo concepto de que es posible separar los pensamientos de las palabras. En cambio, podemos afirmar que sin palabras es imposible pensar con exactitud.


La inspiración plenaria
La Biblia enseña que cada parte de la misma es inspirada. Jesucristo y los apóstoles apelan con frecuencia al Antiguo Testamento con las palabras «Escrituras» o «Escritura» para solucionar un punto de controversia. Para ellos apelar a la Escritura era lo mismo que apelar a Dios. Es también digno de notar que en la lista de libros que citan de esta forma, se encuentran libros históricos. En la epístola a los Hebreos se citan con frecuencia pasajes del Antiguo Testamento como palabras de Dios o del Espíritu Santo. Pedro pone las cartas de Pablo al mismo nivel que los libros del Antiguo Testamento (2 Pedro 3:16) y Pablo afirma que toda la Escritura es divinamente inspirada, (2 Timoteo 3:16)

Podemos pues dar un paso más allá y afirmar que la inspiración de la Biblia alcanza las mismas palabras empleadas. La Biblia es verbalmente inspirada, cosa que no hay que confundir con la inspiración mecánica. La doctrina de la inspiración verbal está bien justificada por las Escrituras. En muchos casos encontramos que Dios mismo indicó con exactitud a Moisés y a Josué lo que debían escribir. (Lev. 3 y 4; 6:1, 24; 7:22, 28; Josué 1:1; 4:1; 6:2) etc. Los profetas hablan como si Jehová pusiera su palabra en sus bocas, (Jer. 1:9) o les ordenara hablar al pueblo las mismas palabras de Dios, (Ezeq. 3:4, 10, 11) Pablo nos habla de que su palabra es doctrina del Espíritu, (1 Cor 2:13) y tanto Pablo como Jesús mismo fundan todo un argumento en una simple palabra, (Mateo 22:43-45; Juan 10:35; Gal. 3:16)


LAS PERFECCIONES DE LA ESCRITURA.

Los Reformadores desarrollaron la doctrina de la Escritura en contraste con la Iglesia Católica Romana y algunas de las sectas. Roma enseña que la Biblia debe su autoridad a la Iglesia, mientras los reformadores afirmaron que la Biblia tiene autoridad propia, por ser la Palabra inspirada de Dios. También afirmaron la necesidad de las Escrituras como el medio de gracia preparado por Dios mismo. La Iglesia Católica Romana afirma que la Iglesia no tiene una necesidad absoluta de las Escrituras y algunas sectas ponen su énfasis en la «luz interior» y en el mensaje del Espíritu Santo en el corazón de los creyentes en detrimento de las Escrituras.

También en contra de la Iglesia Romana, los reformadores defendieron la claridad de las Escrituras. No negaron el que la Escritura encierra misterios demasiado profundos para el entendimiento humano, pero afirmaron que la Biblia nos da todo el conocimiento necesario para la salvación. Este conocimiento aun cuando no Se halla con igual claridad en cada una de las páginas de la Biblia, nos es dado de tal forma, que cualquiera que sinceramente busca la salvación de su alma puede obtenerlo por sí mismo y no necesita fiar de la interpretación de la Iglesia o el clero.

Finalmente,defendieron la suficiencia de las Escrituras, es decir, negaron la necesidad de la
Tradición que la Iglesia Católica Romana mantiene, o la luz interior que preconizaban los Anabaptistas.


TEXTOS PARA APRENDER DE MEMORIA

La inspiración de la biblia / La autoridad de la biblia

1 Cor... 2:13. «Lo cual también hablamos, no con doctas palabras de humana sabiduría, mas con doctrina del Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.»

1 Tes. 2:13. «Por lo cual, también nosotros damos gracias a Dios sin cesar, de que habiendo recibido la palabra de Dios que oísteis de nosotros, recibisteis no palabra de hombres, sino según es verdad, la palabra de Dios.»

2 Tim. 3:16. «Toda Escritura es inspirada divinamente y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instituir en justicia.»

Isaías 8:20. «A la ley y al testimonio. Si no dijeren conforme a esto es porque no les ha amanecido.»

La claridad de las escrituras

Sal. 19:7. “El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al pequeño”

Salmo 119:105. «Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino.»

Salmo 119:130. «El principio de tus palabras alumbra; hace entender a los simples».

La necesidad de la biblia / La suficencia de la biblia


2 Tim. 3: 15. «y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salud por la fe que es en Cristo Jesús».

_________________
<script src='http://img822.imageshack.us/shareable/?i=arcadorada.jpg&p=tl' type='text/javascript'></script><noscript></noscript>
avatar
charlye43
Administrador
Administrador

Cantidad de envíos : 10942
Fecha de inscripción : 06/06/2009
Edad : 52

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.